Las marcas corren cada vez más peligro en internet

Uno se puede dar cuenta fácilmente que la problemática del cyberquatting en internet está arraigándose con más fuerza que nunca. Cada vez más marcas, ya sean grandes o pequeñas, aparecen como “parásitos” en la red.
El proceso es simple, es decir un .com en vez de un .es, una letra menos o más en la dirección… Vaya que hay muchas formas de malversar el tráfico de un site legítimo.
Los objetivos, por otra parte, son claros, es decir, generar tráfico y beneficio proponiendo un servicio similar, aprovechando la notoriedad de la marca parasitaria, o incluso generar tráfico y beneficios en portales ilícitos.

Este fenómeno no hace otra cosa que manchar la imagen y el beneficio económico de las marcas. Según el último estudio del grupo americano MarkMoinitor, el desvío de marcas ha aumentado en un año el 33%, con casi un millón y medio de casos reconocidos.
Esto implica a todas las empresas, sobre todo a aquellas con más demanda de consumidores, como son las de los sectores del automóvil, agroalimentario, o de productos de consumo corriente.
A lo largo del cuarto trimestre, se identificaron unos 382.248 casos de cyberocupación, seguidos por 72.582 casos, esta vez de falsas asociaciones y otros 27.098 de fraude en el PPC.
En cuanto al fenómeno del “phishing”, es de saber que ha alcanzado su apogeo, con una subida del 533%.

Los criminales de la red van adquiriendo cierta profesionalidad en sus ilícitas maniobras, y parece ser que mafias, tanto rusas como chinas, se han especializado en esta nueva forma de delinquir. Es más, su “modus operando” ya no tiene como cuartel un garaje, ya que estas organizaciones se han hecho fuertes, modelando excelentes planes de negocio, integrando el PPC en falsos portales, así como falsos enlaces comerciales que generarán a la postre suculentos ingresos.
Así pues, este redireccionamiento ilícito del flujo de usuarios influye de forma negativa en el beneficio de las empresas.

Otra de las técnicas utilizadas por estos “cybercriminales” es la de crear motores para grabar millones de nombres de dominio que apuntan a enlaces comerciales. Los maleantes tienen cinco días para anular estos depósitos y ser reembolsados por la ICANN, pero claro, entre unas cosas y otras, los beneficios generados son enormes, llegando a alcanzar millones de dólares por 0 dólares de inversión. No obstante, esta técnica, llamada “domain kiting” está bajando (-14% en 2007, a pesar de una fuerte subida durante el primer trimestre) debido a procedimientos legales abiertos, que han repercutido en las oficinas de almacenamiento de los nombres de dominio más abusivos y permisores.
 Opina sobre esta noticia
Todas las noticias
13/06/2008


Comentarios: (0)

¿ERES ANUNCIANTE?