¡Socorro, la competencia hace clic en nuestros anuncios!

Una pequeña pesadilla de los anunciantes de Google AdWords es que los anuncios tengan un porcentaje de clics bajo (y, por lo tanto, un nivel de calidad también bajo) y los clientes que visitan el sitio salgan de él muy rápidamente. El anunciante busca una explicación racional y cree firmemente que la competencia está haciendo clic en sus anuncios a propósito.

Dicha teoría, aunque pueda resultar atractiva, es completamente falsa. Como el mayor interés de Google es garantizar la máxima calidad de clics, utilizamos una combinación multinivel de algoritmos actualizados que detectan e impiden dichas estrategias.

Planteamiento crítico

Después de haber descartado las teorías de la conspiración, tienes un análisis actualizado de tu cuenta de AdWords y la página de destino. Un CTR bajo normalmente indica una calidad de anuncio baja o su irrelevancia para un determinado término. Por ejemplo, si tu empresa vende complementos de fútbol, el problema puede estar en la palabra clave "balón". Seguramente algunos de los usuarios que introducen esta palabra buscan un objeto de cuero que se emplea para darle patadas. No obstante, la mayoría de ellos están interesados en crónicas del corazón sobre los jugadores de fútbol, ver los goles más bellos de campeonatos anteriores, comprar un balón de voleibol, etc. Otros, incluso, pueden buscar un "balón" de oxígeno. De pronto, se hace evidente que la palabra "balón" es mucho más amplia.

Para corregir esta situación, recomendamos suprimir dichas palabras clave generales y reflejar el perfil de la empresa de un modo más preciso. ¿Qué tipo de balones vendes? ¿Dónde los vendes? ¿Cuánto cuestan? La respuesta a estas preguntas debe permitir definir mejor las palabras clave, los textos de anuncio (incluir precios en los textos de anuncio ofrece un buen resultado) y la orientación de la campaña. Posiblemente, toda la lista de palabras clave se podría dividir en diferentes áreas. Por ejemplo, supongamos que vendes balones de fútbol, balones de rugby y balones medicinales. Se debería crear un grupo de anuncios por cada uno de estos tipos de balones. De este modo, el CTR y el nivel de calidad se pueden optimizar. Los clics que acumules pueden ser más valiosos (ya que los clientes están más interesados en el producto) y reducirse su coste.

Reparación de sitios web

Muchos anunciantes se dormirían en los laureles en este punto. Sin embargo, recuerda que solo estás a medio camino del éxito. Aunque Google dirige el tráfico a tu sitio web, depende de ti el modo de usar ese tráfico. Tienes que intentar ver tu sitio web de un modo objetivo. En Internet, los buenos sitios web generan buenos clientes, que hacen clic en los anuncios, compran y comparten su satisfacción con otros usuarios. Puedes fabricar los mejores balones del mundo, pero si tu sitio no está actualizado, no parece de confianza o está en contra del sentido estético básico de los clientes, ningún nivel de calidad ni CTR te podrá salvar.

Como muchos anunciantes consideran su sitio web algo así como una obra magna donde se publican las reflexiones del director de la empresa y las fotos de las fiestas corporativas, suele ser aconsejable pedir ayuda a un experto externo. Dicho experto puede tener un punto de vista crítico del contenido y del estilo del sitio. Debes plantearte las siguientes preguntas sobre el sitio web:
• ¿Ofrece una visión precisa de todos los aspectos de nuestra actividad empresarial que queremos anunciar en AdWords?
• ¿Resulta fácil navegar por el sitio y los clientes pueden hacer de un modo sencillo lo que queremos que hagan?
• ¿El tema gráfico o la interfaz de usuario no son atractivos debido a una combinación incorrecta de los colores, una selección deficiente o un aspecto anticuado?
• ¿El contenido del sitio es relevante para un visitante (sugerencia: lo mejor es que ocultes la foto del presidente poniendo caras divertidas lo máximo posible o suprímela por completo)?

Con algo de sentido común y un poco de sentido crítico se puede obtener mucho. También puedes analizar los datos estadísticos, por ejemplo, mediante el programa Google Analytics.

Después de haber revisado el sitio y de haber implementado un plan de saneamiento, debes sincronizar el sitio actualizado con tu cuenta de AdWords. Los grupos de anuncios deben dirigir directamente a las páginas asociadas. Si uno de tus anuncios te sigue dirigiendo a la página principal, lo más probable es que el problema no se haya resuelto todavía. Después de haber realizado el procedimiento descrito anteriormente, te puedes dar una palmadita en la espalda y pasar a la tercera fase interminable: supervisión y optimización. Los datos estadísticos pueden indicar las partes del sitio web que todavía no son atractivos para los clientes. Podemos solucionar dichos problemas con la ayuda de las herramientas adecuadas, como el Optimizador de sitios web.

Una visión más amplia…

No debes olvidar que el éxito publicitario de Internet no depende directamente de la cantidad de dinero invertida en el programa AdWords. Con mucha frecuencia, si destinas una parte del presupuesto publicitario para mejorar el sitio web y la estructura de la cuenta de AdWords, puedes aumentar las ventas y mejorar el ROI. Al considerar los anuncios de AdWords, merece la pena tener una perspectiva más amplia, ya que los presupuestos publicitarios y el coste por clic solo son dos de los muchos factores que se incluyen en la ecuación.

¡Buena suerte!



Fuente: Dentro de Adwords
 Opina sobre esta noticia
Todas las noticias
15/11/2010


Comentarios: (0)

¿ERES ANUNCIANTE?